Reserva de Atapuerca

MapPrehistoriaViva

Primer esquema, del año 2012, del proyecto de Atapuerca, realizado por B. Varillas.

En el río Arlanzón, donde los paleontólogos tienen su campamento base y lavan los fósiles que excavan en el famoso cazadero del hombre prehistórico de un millón de años de antigüedad, arranca la reserva de grandes herbívoros salvajes de Atapuerca que se adentra en la sierra de La Demanda.

Hoy pululan en 300 Ha de los Montes de Utilidad Pública de la localidad de Salgüero de Juarros –la única población de esa comarca burgalesa que desde el principio captó el interés de este proyecto y luchó por él– varias manadas de bisontes y caballos salvajes de Przewalski así como uros y tarpanes descendientes de los que los alemanes Heck empezaron a seleccionar en los años 30 del siglo XX para recrear a sus antepasados extintos en estado slvaje.

En sucesivas tandas a partir de 2015, Fernando Morán, Eduardo Cerdá y Joaquín Morante, trajeron a Burgos unos 70 animales, a pesar de la oposición de algunos funcionarios de la Junta de Castilla y León, que no acabaron de dar permiso al promotor del proyecto, el que esto escribe (Benigno Varillas) para que lo hiciera entre 2012 y 2014, con amenazas de denuncia por parte de los guardas forestales de la zona, improperios de los cuatro ganaderos que se han quedado con todo el territorio que antaño manejaban decenas de pastores o las trabas burocráticas, que iban frenando el plan. Hasta que Morán cogió el toro por los cuernos, nunca mejor dicho, y Eduardo Cerdá, bien posicionado por su condición de concejal local, le secundó.

La manadaPrzewalskiSalguero

Caballos salvajes de Przewalski en la reserva de Atapuerca ubicada en los montes de Salgüero de Juarros, Burgos.


El corredor altitudinal de 30 km, que va de los 900 m de altitud del Arlanzón en Ibeas de Juarros, a los 1.300 m del monte Matanzas, permitiría un movimiento transterminante natural, con la línea de nevadas severas en la cota 1.100 m, según el pastor de Urrez, Carlos Conde, al que se invitó a sumarse y a liderar el proyecto, pero declinó.

La reserva podría ampliarse incluso en 70 km de ‘Vía Verde’ arriba hasta el punto elegido por GREFA para recuperar el buitre negro en La Demanda, e incluso podría pasar a la parte riojana de este macizo montañoso, donde los funcionarios deLa Rioja hicieron malograr en 2014 la predisposición de su presidente de Gobierno para que en Canales de la Sierra, fronteriza con Burgos, se hiciera una reserva como la de Atapuerca.

FaniGuiaAtapuercaEl éxito de la visita guiada de dos horas en 4×4 tipo safari africano, que organizan Estefanía Muro, Fani, y Eduardo Cerdá, es total. La hasta una docena de pasajeros que llevan en cada viaje, experimentan la oportunidad de hacer una verdadera inmersión en el Paleolítico. El viaje al pasado empieza con una parada en un campamento itinerante de cazadores recolectores, construido por Edu y Fani con palos, pieles y hasta un esqueleto del bisonte, al lado del cual hacen fuego frotando dos palo con las manos.

cueva-de-las-manosMás adelante se acercan andando a una pared rocosa donde un voluntario del grupo de visitantes dejará pintada su mano entre reproducciones de bisonte y tarpanes hechas por Fani y Edu para ambientar la simulación de lo que podría haber sido un abrigo del arte palelítico, soplando por una pajita agua tintada con óxido de hierro. En otro punto se puede probar puntería con la azagaya y su propulsor, o  con arco, arrojando las herramientas de caza sobre bultos que cabe imaginar bisontes como los que cazaba el hombre de Atapuerca. Entre medias, se avistan manadas de uros, tarpanes y, al final del trayecto, la estrella de la reserva, los bisontes europeos.

La larga y difícil historia hasta que se impuso el proyecto

Imagen HERMANAMIENTO ATAPUERCA Y OLOIROBI 00(13584662)

De izq a dcha: BV promotor de la iniciativa; la masai Naini Oleswheel; Fernando Gómez, alcalde de Atapuerca y Eudald Carbonel, director de la Fundación Atapuerca en el acto de hermanamiento del poblado masai de Olduvai y el municipio de Atapuerca, en agosto de 2010.

La idea de una reserva de grandes herbívoros en Atapuerca se remonta a 2007, cuando la Consejera de Medio ambiente del Gobierno del Principado de Asturias, Belén Fernandez y su equipo, no quiso acometer este mismo proyecto en los Montes de Utilidad Pública de Caleao, Asturias.

En 2008, BV propuso a Roberto Lozano, de la Fundación Oxígeno (FO) de Burgos, que hablara con el alcalde de Atapuerca y con el gerente del Grupo de Acción Local de la Sierra de la Demanda, AGALSA, para ubicar una reserva y un poblado de teletrabajadores que la gestionara, en uno de los montes de las 200.000 Ha de esas montañas, en las que apenas viven mil personas con una edad media superior a los 60 años, en lo que es el territorio más despoblado y abandonado de España y de Europa, cosa que Lozano nunca hizo.

En una reunión celebrada en Madrid con el entonces director general de Desarrollo Rural, Jesús Casas y su colaborador Eduardo Crespo, se acordó presentar un proyecto piloto de desarrollo rural para llevar a cabo esta idea, una vez identificado el municipio y la zona concreta de actuación. Lozano conocía a un alto cargo de Microsoft España que justo por aquellas fechas buscaba un pueblo abandonado para ubicar en él a un grupo experimental de empleados de dicha multinacional que quisieran teletrabajar desde un lugar idílico. La compañía de Bill Gates había hecho un estudio y, al parecer, se ahorraba del orden de 2.000 euros al año por cada empleado que dejara sus costosas oficinas en el centro de las capitales mundiales y se hiciera teletrabajador, al margen de otras bondades de optimización y mayor eficacia que acarrea este sistema de trabajo. El encuentro con este técnico amigo de Lozano se celebró en la cafetería del Instituto Goethe Alemán de Madrid y al mismo asistió también Ignacio , al que BV había propuesto ser el coordinador general de este proyecto de Muruna para reconvertir el mundo rural deficitario en un tejido social productivo y pujante.

No pudo ser. Roberto Lozano presentó a la dirección general de Desarrollo Rural un proyecto propio, es de suponer que en la línea de lo hablado, pero ajeno a la iniciativa a la que se le había invitado, que no fue aprobado. A la vista de la falta de interés de la FO en el proyecto de Muruna, BV volvió a cambiar de escenario y ofreció el plan de ubicar la reserva de fauna y el poblado de teletrabajadores a la Fundación Monte Mediterraneo (FMM) que en enero de 2009 le pidió ayuda para sacar adelante su proyecto de gestión de una finca de 500 Ha de alcornocal en la sierra de Aracena, Huelva.

La idea de ubicar nada en la sierra de la Demanda quedó aparcada hasta que en el verano de 2010, BV propuso al alcalde de la localidad burgalesa de Atapuerca, Fernando Gómez, hermanar su municipio con el homólogo de Oloirobi, en el norte de Tanzania, poblado masai en el que trabajaba BV para ubicar allí otro poblado de teletrabajadores conservacionistas de biodiversidad, cuyo territorio alberga la garganta y el mundialmente famoso yacimiento paleontolócico africano de Olduvai, en Tanzania. El hermanamiento se hizo al venir la masai del equipo de BV, Naini Oleshwell, en 2010 a Atapuerca y firmó el protocolo para iniciar el proceso, que por cierto aún continua, con intercambios de viajes de los masai a la sierra de Atapuerca y de los burgaleses a Tanzania.

TakhAssociationLetter

Carta de Claudia Feh, dirigente de la asociación Takh para el rescate del caballo salvaje de Przewalski, solicitando el proyecto de Atapuerca.

En un encuentro celebrado en 2010 en el restaurante Comosapiens de Atapuerca, al que acudió el gerente del Grupo de Acción Local de la Sierra de la Demanda, AGALSA, Alberto Gómez Barahona, BV propuso además del hermanamiento, ubicar cerca de Atapuerca un poblado internacional de teletrabajadores, en La Demanda que les acogiera para recolonizar territorio vacío de gente con grandes herbívoros salvajes, única manera de hacer viable la gestión, con unos Homo sapiens internautas que sepan ganarse lo cuartos a distancia y de la actividad rural más que dinero esperen el poder dar emoción a su existencia, recuperando vida libre.

A pesar de que Gómez Barahona es promotor de la Universidad Isabel I de Burgos, centro de formación superior online por Internet, del que es rector desde 2014, lo de un poblado paleolítico de teletrabajo asociado a recuperar vida salvaje le debió sonar a chino, porque nunca lo apoyó. Así las cosas, la propuesta del proyecto piloto se trasladó ese mismo año a la localidad palentina de San Cebrián de Mudá, donde su alcalde había tenido por sí mismo la idea de crear un recinto de bisontes europeos como atractivo turístico. Pero al final, tampoco pudo ser en Palencia, dado el escaso interés de varios de “los locales”, pocos –pero decisivos, para que BV implantara allí sus ideas, lo que hizo que en 2012 BV volviera a plantear el proyecto a los de Atapuerca.

BisonCenterLetter

Carta de Wanda Olech, especialista polaca del grupo de trabajo de la UICN para el bisonte europeo, solicitando apoyo para la reserva de Atapuerca.

Tampoco en 2012 quisieron, Fernando Gómez, alcalde, y Eduardo Cerdá, concejal de Atapuerca pueblo, desarrollar la idea, y la remitieron a la localidad vecina de Ibeas de Juarros. Allí, el alcalde Juan Manuel Romo no logró tampoco  empujar del tema y no consiguió el necesario apoyo de la Administración Pública.

No respondieron ni de la Diputación de Burgos niel Grupo de Acción Local de la Sierra de la Demanda, AGALSA. Tampoco las fundaciones Biodiversidad y Banco Santander, Ashoka y la Startup Lanzadera de Mercadona, entidades todas ellas a las que BV fue cursando, a medida que la anterior la denegaba, la solicitud de ayuda económica para financiar el arranque del proyecto.

DSC_2692

Roberto Hartasánchez, BV y Fernando Morán en 2005 visitando una zona de Llanes, Asturias, donde se propuso al ayuntamiento de esa localidad crear la primera reserva de bisonte europeo de España. Fue denegada por oposición de unos ganaderos de la sierra del Cuera, sin percatarse que esta sería una solución a sus incertidumbres ante el mercado de la carne y el negro futuro de las ayudas a explotaciones ganaderas no rentables.

Afortunadamente, el empuje de Fernando Morán hizo que en 2015, secundado por Eduardo Cerdá y con una ayuda que al final se consiguió de la Diputación de Burgos –y la ayuda de voluntarios que

aportaron su trabajo para hacer el cercado– al final se consiguiera cerrar con una valla parte del espacio y meter los animales mencionados con el control necesario.

El proyecto arrancó en 2015 y ha demostrado sus bondades para revitalizar pueblos que se quedan vacíos, a pesar de que aún está pendiente asociar la iniciativa a un poblado de teletrabajadores y otras ideas para intentar aportar un nuevo tejido social que acuda al mundo rural español atraído por las iniciativas de Rewilding.

–o0o–

Enlace a la página WEB del proyecto de Atapuerca:

http://paleoliticovivo.com/

http://www.paleoliticovivo.com/es/paleolitico-vivo/ong/43